Dom. May 26th, 2024

La economía española tiene un problema de futuro, los españoles tienen cotas elevadas de bienestar en las últimas décadas, también tiene una economía abierta y exportadora, invertir en tecnología y aplicación parece no funcionar.

Los servicios tienen un peso relevante, como el turismo, su comportamiento tiene un carácter estacional, el nivel de cualificación de los trabajadores en muchas ocasiones es bajo, la inversión en tecnología y su aplicación en las empresas es escasa.

España no se puede negar al cambio científico y tecnológico, no se puede permitir una caída de las vocaciones científicas, si se quiere estar en el tren de la sociedad del conocimiento, el cual circula a gran velocidad.

Diversificación y complejidad

Se debe apostar por las tecnologías con mayor capacidad para aumentar la competitividad, son diez tecnologías que están al alcance, porque son líderes en investigación y cuentan con las empresas en esos ámbitos.

Con las que se busca construir una economía diversificada y compleja, la primera de estas es la inteligencia artificial que transforma todo. Casi todos los sectores la están incorporando, España tiene una fortaleza en esta área.

El potencial académico no se traduce en número de patentes, tampoco en el de empresas que lideren la capitalización de todo este conocimiento, el contexto político favorece que se mantenga en el limbo el proyecto de Estrategia Nacional en Inteligencia Artificial.

Los países que tienen estrategia propia en el campo responden de forma eficaz, se debe tener en cuenta.

Tecnología made in Spain

El mayor descubrimiento de este siglo es la técnica CRISPR, se debe a un español, lo realizó el investigador Juan Martínez Mojica, que consiste en introducir un virus bacteriano que contiene un segmento específico de ADN.

Permite modificar cualquier animal o planta, abriendo posibilidades, por ello, España destaca en artículos académicos, la importancia del país en patentes y nuevas empresas es mucho menor, el resto es traducir la labor académica en empresas.

La seguridad digital constituye otra de las áreas clave, en un mundo interconectado y dominado por el internet, es importante dar seguridad a la transferencia de datos, es una industria consolidada en la que España presenta importantes fortalezas.

La seguridad digital no es un lujo, es una necesidad para evitar brechas de seguridad, se tiene grandes capacidades en el sector.

El internet de las cosas

Es otra tecnología clave, ha tenido un incremento exponencial en productos, servicios y aplicaciones internas al combinarlo con la inteligencia artificial. Los materiales fotoactivos, suponen una mejora en las células fotovoltaicas.

Son eficientes con diseños sostenibles medioambientales, esto ha reducido el precio del kilovatio por hora. En la última década, ha caído en torno a un 80%. Gracias a esto es competitivo con otras energías.

Con inversión y decisión política las renovables pueden ser parte importante del mix energético, en España se han desarrollado investigaciones punteras en este terreno, estos trabajos pueden llevar a la nueva generación captadora de energía solar.

Tecnología para combatir el envejecimiento

Cuando se empieza a envejecer ocurren cambios en el organismo, existen ensayos clínicos sobre tecnologías específicas para combatir el envejecimiento, existen los mejores científicos y centros, esta es una oportunidad para el turismo de salud de alto valor añadido.

 

Por admin