Vie. Dic 2nd, 2022

El estrés es un término utilizado en las últimas décadas, y es algo negativo en nuestras vidas, esto puede llegar afectar nuestra salud física y mental, muchos expertos coinciden que el estrés es necesario para estar atento ante las situaciones de peligro.

El estrés es común si estamos en una situación en la que hemos sido víctima recientemente, por ejemplo, si hemos sido víctimas de robo, es común sentir estrés, es por ello que activamos nuestros mecanismos de defensa de forma natural, además de buscar la asesoría de cerrajeros expertos para proteger aún más nuestros espacios, lo que nos hará sentir más cómodos y confiados.

Sin embargo, en el caso de los niños el estrés puede afectar el desarrollo de alguna de sus actividades diarias, es por eso que en este apartado mencionaremos algunas recomendaciones para que logren controlarlo o al menos disminuirlos.

Factores que generan estrés en los niños

Los niños también presentan miedos y preocupaciones con frecuencia y en muchos aspectos de su vida, es decir, el divorcio de los padres, escuchar discusiones, estar expuestos a discusiones en clases, rivalidades o celos entre hermanos, familiares con problemas de salud, entre otros acontecimientos que pueden llegar a desencadenar el estrés.

El estrés en los niños se puede manifestar con cambios de humor, mojar la cama, mal comportamiento, alteraciones del sueño, problemas de concentración, problemas psicosomáticos, hábitos nerviosos, falta de apetito, etc.

¿Cómo disminuir el estrés infantil?

Aumenta la atención en los niños: en la actualidad tenemos menos tiempo para los niños, por ello es necesario aprovechar el tiempo para prestarle toda nuestra atención con el fin de que se sientan protegidos y comprendidos.

Iniciar el día sin correr: como se ha dicho anteriormente, en muchos casos solo tenemos tiempo para estar en familia, con lo que podrás tener la oportunidad de levantarte un poco antes y disfrutar del desayuno en familia.

Padres relajados niños relajados y felices: recuerda que eres el modelo a seguir para tus hijos, por ende intenta reducir el estrés y reflejar tranquilidad y armonía siempre que estes con él.

Enséñale a tu hijo a relajarse: hay una gran cantidad de métodos de relajación que hacen que el niño se pueda calmar, puede practicar rutinas básicas de yoga, meditación y esto les ayudará a gestionar las emociones.

Enseñarles a meditar: instruye a los más pequeños que tengan momentos de calma, escuchar música relajante, además, es importante enseñarles cómo saber respirar y cómo pueden controlarse ante momentos de tensión.

Alimentación balanceada: investigaciones recientes demuestran que la dieta es un factor importante al momento de reaccionar con el estrés, es por ello que hay que tener muy claro que es lo que consumimos con frecuencia.

Finalmente, el deporte también es una excelente actividad física para reducir el estrés, además de agregar diariamente mensajes positivos antes d dormir, es recomendable hablar con tus hijos, sentarte unos minutos al final del día y reducir los pensamientos, solo pensando en cosas buenas y reflexionando acerca de las malas que le han sucedido durante el día.

 

 

 

 

Por admin