La motricidad en el buen desarrollo de la salud

La motricidad en el buen desarrollo de la salud

La motricidad es la capacidad que tiene el ser humano para ejecutar movimientos con su cuerpo, y para que se desarrolle de forma correcta en los niños, es esencial ayudar a mejorar la motricidad, tanto fina como gruesa.

En la actualidad existen una variedad de actividades y juegos que ayudan a desarrollar estas habilidades, es necesario resaltar que esto se debe hacer desde que están muy pequeños, para garantizar su seguridad.

Es recomendado por los profesionales estar atentos a los cambios que presenta el niño a través de sus etapas de desarrollo, de esta forma cualquier dificultad de motricidad que se presente, pueda ser corregida a tiempo.

Algunas actividades para ayudar a su desarrollo

Hoy en día son muchas las actividades que pueden ayudar en el desarrollo de su motricidad, tanto fina como gruesa.

Para la motricidad fina, es recomendable rasgar, pintar, recortar con tijeras, utilizar los dedos como pinzas, amasar.

Y para la motricidad gruesa, las actividades son más físicas, como bailar diferentes ritmos de música, correr, saltar, subir y bajar escalones, por dar algunos ejemplos.

Estas solo son sugerencias, con un poco de creatividad podrás organizar actividades que se puedan emplear para el desarrollo de la motricidad en los niños, y así ayudar a tu hijo.

Importancia de conocer el desarrollo en los primeros años de vida de un niño

Muchos opinarán que no es relevante conocer como debe ser el desarrollo de un niño en los primero años de su vida, porque muchos considerarán que ese conocimiento es exclusivo de los médicos.

Pero resulta que sí es importante, porque es la manera que tendrás para comparar y poder deducir si es correcta la evolución de tu hijo a medida que va creciendo, y ante diferencias considerables, podrás consultar con el pediatra.

De acuerdo a la información suministrada por los expertos, los bebés deben realizar ciertas actividades a medida que crecen, por ejemplo a los 3 meses deben mantener su cabecita sostenida, a los 5 meses ya deben agarrar objetos y pasarlos de una mano a otra.

Tener este conocimiento te va a ayudar a garantizar la seguridad, que no es precisamente la seguridad que ofrece el cerrajero con instalación de cerraduras, si no una más valiosa aún, que se refiere al proceso de su crecimiento.

La evolución de las habilidades motrices

El desarrollo cognitivo de las habilidades motrices se divide en cuatro fases.

La fase 1 está comprendida entre los 4 y los 6 años, y hace referencia al desarrollo de las capacidades de la perspectiva de los niños, comienzan a entender su cuerpo y cómo se relaciona con el espacio que le rodea.

La fase 2 comprende entre los 7 y los 9 años, el momento perfecto para el desarrollo de la motricidad básica, debido a que los movimientos se vuelven más complejos y se van perfeccionando.

En cuanto a la fase 3, se da entre los 10 y los 13 años, cuando el niño tiene abundantes habilidades consolidadas, es el momento de relacionarlas con actividades deportivas o expresivas.

Y la fase 4, ocurre entre los 14 y 17 años, es el momento ideal para empezar a pulir las actividades motrices específicas, podrían ser con habilidades gimnásticas y deportivas de forma extraescolar.