Uncategorized

Category Archive Uncategorized

Su guía de supervivencia en el hospital: Trucos que mejorarán su estancia

Un viaje al hospital -tanto si es usted un potencial paciente como un visitante- nunca es algo divertido, pero la posibilidad de terminar enfermo como resultado de su visita es suficiente para asustar a cualquiera.

Así que si usted tiene que aventurarse a través de esas puertas batientes, ¿qué puede hacer para asegurarse de que saldrá en un estado mejor que cuando entró?

Mantenga a raya a los visitantes

Si realmente desea una rápida recuperación, sus visitantes deben sentarse en una silla, no sobre sus sábanas.

Existe suficiente evidencia científica que confirma que evitar que los visitantes ocupen la cama del paciente limita la posibilidad de transmisión de patógenos.

No solo la ropa puede contener bacterias y virus potencialmente peligrosos, sino que las sillas de espera no suelen limpiarse frecuentemente, permitiendo a los visitantes recoger microorganismos que luego serían trasladadas al entorno del paciente.

Programar las operaciones muy temprano

Los pacientes cuyos procedimientos comenzaron cerca de las 9 de la mañana fueron cuatro veces menos propensos a tener complicaciones post-operatorias que los que se trasladaron alrededor de las 4 de la tarde.

Se sugiere que esto pueda ser causado por el cansancio de los médicos debido al exceso de trabajo.

Lave sus manos

Los riesgos de infección por compartir un baño son obvios. Lo que no es tan evidente es el riesgo que te haces a ti mismo.

Con más frecuencia, los organismos que causan infecciones provienen de las propias bacterias cultivadas por el paciente. Regularmente durante todo el día, así como después de cada viaje al baño, lávese las manos con jabón antibacteriano y agua caliente durante un minuto.

Tómele una fotografía a su médico tratante

En el transcurso de un día, usted verá a innumerables médicos, enfermeras y otras personas, así que es importante saber exactamente quién es el médico a cargo de usted. Hágale una foto con su teléfono y obsérvela hasta que aprenda su rostro.

Se ha demostrado que esta costumbre ayuda a reducir el número de errores médicos causados por pacientes que proporcionaban información al personal médico equivocado, quienes podrían no detectar cambios relevantes en su condición o dar consejos engañosos.

Beba mucha agua

La hidratación equivale a la curación. Para que el cuerpo sane, las células deben tener suficiente cantidad de agua.

Si usted está deshidratado, corre el riesgo de contraer infecciones, llagas por presión, desequilibrios electrolíticos en la sangre que le pueden causar náuseas y debilitar su sistema inmunológico, irregularidades cardíacas y otras complicaciones, especialmente si es mayor.

Las vías respiratorias secas también dan acceso abierto a bacterias dañinas.

Deje otras preocupaciones fuera del hospital

Si le espera una estancia larga, intente desconectar de los problemas que no tengan que ver con la recuperación de su salud.

Si piensa que la visita puede llegar a resultar demasiado estresante, expréselo claramente. Deje a alguien de confianza a cargo del cuidado de su hogar.

No se preocupe por llamar al electricista, al cerrajero profesional, al veterinario o al corredor de seguros. Los únicos profesionales con los que debería tratar son los profesionales de salud. Mejórese pronto.

Dolor nociceptivo, neuropático y el extraño “otro” dolor

Te bajas del coche y mientras te alejas de él recuerdas que dejaste la llave dentro, das media vuelta y al acercarte escucha ese “bip” que indica que se han bloqueado las puertas.

No, no hablaremos de este dolor, pues los especializados en tratarlo son los cerrajeros profesionales. Hablaremos del dolor que interesa a los doctores en medicina.

Hay dos amplias categorías bien conocidas de dolor: el de tipo sensorial, común (el dolor que produce el daño), y la clase algo más exótica que proviene del daño al sistema que reporta e interpreta el daño, el sistema nervioso.

El primer tipo, llamado nociceptivo, surge de varios tipos de problemas en los tejidos, reportados al cerebro por el sistema nervioso. El dolor nociceptivo generalmente cambia con el movimiento, la posición y la carga sobre el sitio afectado.

Este es el tipo de dolor con el que todos están más familiarizados; desde picaduras de abejas y quemaduras hasta lesiones por esfuerzo repetitivo, tumores y artritis inflamatoria.

El dolor neuropático surge del daño al sistema nervioso mismo, central o periférico, ya sea por enfermedad, lesión o pellizco. Esto va desde pequeños golpes en los nervios del codo, hasta enfermedades autoinmunes que dañan a las neuronas.

Esta clase de dolor es del que hablamos cuando los amputados comienzan a sentir las extremidades que ya no poseen (extremidades fantasma). Esta clase de dolor es la que más probablemente cause un dolor crónico pues los nervios no suelen sanar bien.

¿Pero qué clase dolor es la migraña? Aún hoy en día es difícil de clasificar, aunque algunos expertos lo consideran una categoría aparte, paralela al dolor nociceptivo y neuropático, pero probablemente sólo sea una neuropatía compleja.

Obviamente, estos tipos de dolor pueden solaparse. Algunos problemas médicos, como las lesiones, pueden afectar tanto a los nervios como a otros tejidos, causando ambos tipos de dolor.

Aún con esto, si usted observa una lista de condiciones médicas dolorosas, prácticamente todas ellas encajan en una categoría u otra. El solapamiento es en realidad mínimo.

Independientemente del tipo de dolor, todo está bajo el control total de nuestros cerebros, y nuestros cerebros tienen prioridades complicadas y conflictivas que solemos olvidar.

Como resultado el dolor es una suposición un tanto paranoica (y por tanto exagerada) del peligro que realmente corremos. Y esto es cuando todo está funcionando apropiadamente.

Cuando el sistema nervioso está dañado (dolor neuropático) entonces el cerebro está recibiendo información errónea y el dolor se vuelve más complejo.

¿Pero qué ocurre cuando es el propio sistema nervioso el que funciona mal? Quizás es necesario crear una nueva categoría de dolor. Lo llamaremos simplemente “otro”.

Algunos tipos comunes de dolor no son adecuados para ninguna de las dos categorías oficiales. El ejemplo canónico es el dolor de la fibromialgia. Otros ejemplos importantes:

  • Dolor lumbar crónico inespecífico

  • Síndrome del intestino irritable y otros trastornos de dolor visceral funcional

  • Algunos tipos de osteoartritis

La fibromialgia es probablemente una disfunción del sistema del dolor, una falla multi-sistema mal comprendida que causa dolor corporal generalizado, pero no se trata de un daño al sistema nervioso, sino de una disfunción.

¿Quizás hay lesiones desconocidas? Tal vez algún día sabremos que la fibromialgia es causada por algún tipo de daño sutil al sistema nervioso.

Hay por lo menos dos teorías sobre lesiones sutiles de este tipo. Descubrir este hecho la convertiría en otra neuropatía después de todo.

Pero por ahora es aún más verosímil que se trate de una disfunción, derivada de problemas generalizados, y nunca se descubrirá un punto de falla claro. Pero quién sabe. La ciencia aún no termina de entender la fibromialgia.

Tres maneras para controlar el suministro de medicamentos

Los medicamentos indudablemente se han convertido es uno de los mayores aportes realizados a la humanidad, ya que han sido responsables en el control de epidemias, alivio de dolores inaguantables, y por supuesto salvar vidas.

Cada año salen al mercado nuevas medicinas, las cuales son una versión optimizada de otras que han sido descontinuadas, o que al menos sirven como aliciente para las nuevas enfermedades y síndromes que se descubren.

Sin embargo, hay que señalar que no todos los medicamentos pueden circular con libertad, al punto de que en muchas naciones es ilegal portar medicinas procedentes de otros países, sin que hayan sido aprobados por la FDA.

Agregando a ello que las personas no puedan adquirirlas con facilidad, ya que el ser humano ha demostrado ser irresponsable con su salud, con conocimiento de la causa o sin él.

Por ello te mostraremos de que maneras los medicamentos deben ser controlados, sea cual sea el entorno en el que se encuentren.

  1. Entrega de récipes

Quizás te haya sucedido que cuando vas a adquirir un medicamento, el farmacéutico te exige que le entregues un récipe para que pueda venderte la medicina, por lo que, o te vende la medicina o sales de la farmacia con las manos vacías.

Esto se debe a que muchos pacientes hacen un consumo poco escrupuloso de las medicinas, y esta es una manera en que los médicos pueden salvar su responsabilidad.

Puede ser igualmente porque se trata de medicamentos sumamente costosos o que se encuentran en cantidades limitadas, para que cualquier ciudadano de a pie no pueda adquirirlos.

En fin, el récipe limitará de alguna manera la libre venta de medicinas al público, y es una herramienta eficiente que se implementa en muchos países del mundo, no con poco éxito.

  1. Botiquines de primeros auxilios

Son reservorios que se emplean principalmente en los entornos laborales, las casas y uno que otro centro asistencial. Sirven para mantener resguardados los implementos de primeros auxilios y uno que otro medicamento bajo llave.

Hemos visto que la manipulación de medicamentos debe realizarse de manera responsable, ya que los niños y los no tanto querrán hacerse con algunas medicinas o consumirlas sin tener cuidado.

Los medicamentos además de ser costosos, pueden generar reacciones adversas por su ingesta excesiva, de modo que estos casilleros cumplen de forma eficaz la función con la que fueron fabricados.

  1. Almacenes de hospitales

Anteriormente los almacenes de medicinas de los hospitales y clínicas se mantenían bajo resguardo relativo, pero desde que las pérdidas de medicamentos fueron cada vez más frecuentes, fue necesario tomar ciertas medidas de rigor.

Estos almacenes pueden ser visitados únicamente por personal autorizado, e incluso ha sido necesaria la contratación de cerrajeros para que instalen dispositivos especiales que incrementan la seguridad de estos depósitos.

Quien viole estas normativas, tendrá que enfrentar las consecuencias que sea necesario afrontar, ya que la salud no es un juego, y quizás el medicamento faltante requiera ser utilizado por algún paciente cuya vida o salud se vea amenazada.

Dispositivos de entrada que se emplean en los hospitales

Hay espacios en los hospitales donde se requiere que la accesibilidad sea óptima, para permitir el paso a los pacientes cuando transcurre cualquier emergencia, siendo esto una política de seguridad e higiene dentro de estos recintos de salud.

Es posible que no te hayas detenido a pensar en eso, e incluso hayas pasado por alto su presencia en los hospitales y clínicas, pero ciertamente son de gran ayuda a la hora de permitir el paso, además de darle celeridad a las emergencias.

Estos son solo algunos dispositivos que puedes evidenciar en los hospitales, a fin de que sepas el motivo por el que las emergencias son atendidas de forma rápida y eficiente.

  1. Manillas alargadas

Seguramente has visto esas manillas que tienen forma alargada, adosadas a las puertas de las habitaciones y algunas oficinas dentro de un hospital o clínica.

Ese tipo de manillas no se encuentran en estos lugares de forma deliberada, ya que su forma facilita el acceso a todo aquel que se le imposibilite utilizar las manos para abrir la puerta, de modo que solo toca hacer un pequeño ajuste en la manilla y halar o empujar la puerta.

La presencia de estas manivelas no está limitada a hospitales, ya que están diseñadas para que personas con discapacidades puedan abrir las puertas fácilmente, de cualquier lugar donde sean instaladas.

Se trata de mecanismos que no poseen tanta complejidad como una cerradura de exteriores, pero de igual manera se requiere que un cerrajero les instale, como política de mantenimiento del hospital.

  1. Brazos mecánicos

Si el término no te es familiar, se trata de las barras que se encuentran ubicadas en la parte superior de algunas puertas, y que permiten que dichas puertas permanezcan abiertas por más tiempo.

De acuerdo al entorno donde se instalen, los brazos mecánicos tienen una finalidad específica, pero en el caso de algunas clínicas u hospitales, proporcionan accesibilidad de modo que la puerta no obstaculice el paso de las personas discapacitadas.

Esto aplica para quienes usan sillas de ruedas, muletas, andaderas y otros instrumentos de soporte. Estas barras disponen de un sistema que regula el tiempo de apertura, el cual es el responsable de que la puerta no se cierre aparatosamente.

De la misma forma que las cerraduras de manilla, estos aparatos deben ser instalados por cerrajeros, siendo estos los responsables de realizar mantenimiento a estos brazos cuando tengan averías o falta de lubricación.

  1. Puertas automáticas

Es el tipo de puertas que se encuentran ubicadas en hoteles, centros comerciales, y por supuesto los hospitales y clínicas, las cuales cuentan con un sensor que divisa a la persona que atravesará dichas puertas.

Pueden disponer de una o dos hojas de acuerdo al espacio que ocupen, no son instaladas exclusivamente por cerrajeros, sino por otros expertos en instalaciones de seguridad.

Su funcionamiento se optimiza en relación a las puertas que tienen brazos mecánicos, ya que no se requiere de acciones manuales que en ocasiones no es posible ejecutar.

 

 

Notas curiosas sobre las clínicas y hospitales

A algunos les puede parecer agobiante el entorno de los hospitales, quizás es porque están acostumbrados a la espontaneidad, o porque simplemente no están habituados a esta clase de entornos.

No se les culpa por ello, ya que no todos los días una persona se enferma, o algún familiar tiene un padecimiento, de modo que visitar un hospital puede resultar tedioso, o peor aún, tener que obedecer cuando alguien pide que hagamos silencio.

Para ser médico o ejercer la enfermería se debe estar apasionado, y afortunadamente existen personas encargadas de recetar, operar e incluso sanar a muchos. Y por qué no, el tener paciencia a los enfermos.

Pero si hay algo cierto, es que acudir a un hospital o clínica tiene su reglamento o etiqueta, incluso para los que laboran dentro del recinto, por lo que no deberán extrañarte algunas de las cosas que se digan aquí.

  1. Cuando te digan que hagas silencio, haz silencio

Es posible que, te encuentres en la sala de espera, y consigas afiches de enfermeras, rotulados con la palabra “Silencio por favor”, o que veas niños haciendo estruendo mientras juegan, y se acerca un médico o enfermera exhortándoles a que hagan silencio.

Sí, eso puede ser un poco vergonzoso para quien callen, pero la verdad es que ese silencio es muy necesario, sobre todo en esas circunstancias.

El exceso de ruido puede sobresaltar a personas que se encuentren descansando y necesiten hacerlo, y también es señal de respeto para las personas cuyo familiar ha perecido.

Así que, de modo consciente, no esperes que venga una enfermera a pedirte que hagas silencio, pues ya conoces las reglas de la clínica u hospital.

  1. Restricción respecto al almacén de medicinas

En todas las clínicas y hospitales hay despensas de medicinas, que se encuentran disponibles para todos los pacientes de la institución, pero solo bajo prescripción y autorización de los médicos del recinto.

Cualquier persona ajena o adscrita al hospital tiene prohibido hacerse de las medicinas que ahí se encuentran, ya que de lo contrario puede acarrear suspensiones y otras sanciones según corresponda.

Desconocemos si la directiva del hospital se ha cuestionado llamar a una cerrajeria urgente en poblenou y colocar cerrajería especial para impedir el paso de personal no autorizado, pero en todo caso se asume que el personal del hospital es responsable.

Si tienes un familiar que labore en una clínica, y tenga contacto frecuente con estos medicamentos, exímete de pedirle estos productos, ya que podrías acarrearle una sanción.

  1. Respeta el horario de visitas

Esta norma es similar a la de hacer silencio, sobre todo cuando debas restringir las conversaciones con el paciente, ya que hablar en exceso después de una intervención quirúrgica puede hacer que acumule gases.

Estos gases pueden resultar molestos para el paciente sobre todo durante su recuperación, ya que es bastante tener que acarrear los dolores de la operación, además de los dolores producto de la acumulación de gases.

La práctica de deportes

Practicar algún tipo de deporte puede pasar a ser parte de la rutina de un individuo hasta los últimos días de su vida, ya sea porque lo practican de manera profesional, o porque simplemente lo realizan para mantener su cuerpo en forma y por ende su salud; mantener un peso ideal sería mi particular interés, pero es posible que como a mi sucede, que no logro que algún deporte se comporte como mi aliado de vida, hay otros tantos sobre la tierra que parece que la gravedad es mayor que para el resto.

Parece que levantar una de mis extremidades para ejercitarme, tuviese una especie de imán que me mantiene pegado al suelo, la falta de energía y el pensamiento constante de que no puedo hacerlo además de que esto del ejercicio no es para mí, sin embargo es necesario intentarlo hasta que una fulana hormona o sustancia que segrega el cerebro se haga cargo para hacerme sentir mejor cada vez que realizo algún tipo de ejercicio. Pues parece que mi cerebro no tiene dicha función.

Para cada deportista que requiera de un instrumento para ejecutarlo, como una bicicleta, unos esquí, una tabla, o algo parecido se hace indispensable mantenerlo de forma segura de que no sea dañado o sea robado, siendo necesario los servicios de un cerrajero al menos para que le recomiende un buen candado o un método de seguridad más tecnológica que les permita no perderlos de vista cuando no se está usando. Anteriormente con un candado bastaba en estos tiempos los cerrajeros cuentan con herramientas más eficaces de localización satelital que puede ser incrustado a cualquier elemento.

Amigos que comparten la misma situación, nadie puede hacer ejercicios por nosotros ni nadie va a cuidar nuestro cuerpo ni nuestra salud más que nosotros mismos, la noticia es que solo la motivación diaria y la constancia nos hará tolerar el sacrificio de efectuar actividades deportivas, que nos llevara un rato adaptarnos, pero como todo pasa, les cuento que se pueden volver hasta adictivos a las prácticas de algún deporte luego que veas los resultado y de haberlas ejecutados por un tiempo determinado.

Hay que ser sinceros consigo mismo, alejando a esas personas, que lo que hacen es sabotear tus esfuerzos por lograr tus objetivos, al menos para esas horas que vas a dedicarte a la ejercitación codéate de personas que sean afines a tus metas. Consigue nuevos amigos para ir al gimnasio o para realizar caminatas, si logras desistir con facilidad, definitivamente tu entorno no es el correcto. Se tú el que planifique, carreras en la playas, o paseos en montañas, o montar en bicicletas, se pueden disfrazar muchas actividades deportivas fácilmente.

Ir a bailar de noche es ideal para estar con tus amigos, eso sí, aléjate un buen tiempo de ir de tapas o e esos locales nocturnos, donde solo se va a charlar, beber y comer, porque no te ayudan a dejar el sedentarismo, es mejor que vayas a un antro a bailar toda la noche, escojas bebidas bajas en caloría para garantizar que tu noche de diversión no te suban los kilos también.