Dispositivos de entrada que se emplean en los hospitales

Dispositivos de entrada que se emplean en los hospitales

Hay espacios en los hospitales donde se requiere que la accesibilidad sea óptima, para permitir el paso a los pacientes cuando transcurre cualquier emergencia, siendo esto una política de seguridad e higiene dentro de estos recintos de salud.

Es posible que no te hayas detenido a pensar en eso, e incluso hayas pasado por alto su presencia en los hospitales y clínicas, pero ciertamente son de gran ayuda a la hora de permitir el paso, además de darle celeridad a las emergencias.

Estos son solo algunos dispositivos que puedes evidenciar en los hospitales, a fin de que sepas el motivo por el que las emergencias son atendidas de forma rápida y eficiente.

  1. Manillas alargadas

Seguramente has visto esas manillas que tienen forma alargada, adosadas a las puertas de las habitaciones y algunas oficinas dentro de un hospital o clínica.

Ese tipo de manillas no se encuentran en estos lugares de forma deliberada, ya que su forma facilita el acceso a todo aquel que se le imposibilite utilizar las manos para abrir la puerta, de modo que solo toca hacer un pequeño ajuste en la manilla y halar o empujar la puerta.

La presencia de estas manivelas no está limitada a hospitales, ya que están diseñadas para que personas con discapacidades puedan abrir las puertas fácilmente, de cualquier lugar donde sean instaladas.

Se trata de mecanismos que no poseen tanta complejidad como una cerradura de exteriores, pero de igual manera se requiere que un cerrajero les instale, como política de mantenimiento del hospital.

  1. Brazos mecánicos

Si el término no te es familiar, se trata de las barras que se encuentran ubicadas en la parte superior de algunas puertas, y que permiten que dichas puertas permanezcan abiertas por más tiempo.

De acuerdo al entorno donde se instalen, los brazos mecánicos tienen una finalidad específica, pero en el caso de algunas clínicas u hospitales, proporcionan accesibilidad de modo que la puerta no obstaculice el paso de las personas discapacitadas.

Esto aplica para quienes usan sillas de ruedas, muletas, andaderas y otros instrumentos de soporte. Estas barras disponen de un sistema que regula el tiempo de apertura, el cual es el responsable de que la puerta no se cierre aparatosamente.

De la misma forma que las cerraduras de manilla, estos aparatos deben ser instalados por cerrajeros, siendo estos los responsables de realizar mantenimiento a estos brazos cuando tengan averías o falta de lubricación.

  1. Puertas automáticas

Es el tipo de puertas que se encuentran ubicadas en hoteles, centros comerciales, y por supuesto los hospitales y clínicas, las cuales cuentan con un sensor que divisa a la persona que atravesará dichas puertas.

Pueden disponer de una o dos hojas de acuerdo al espacio que ocupen, no son instaladas exclusivamente por cerrajeros, sino por otros expertos en instalaciones de seguridad.

Su funcionamiento se optimiza en relación a las puertas que tienen brazos mecánicos, ya que no se requiere de acciones manuales que en ocasiones no es posible ejecutar.

 

 

Notas curiosas sobre las clínicas y hospitales

A algunos les puede parecer agobiante el entorno de los hospitales, quizás es porque están acostumbrados a la espontaneidad, o porque simplemente no están habituados a esta clase de entornos.

No se les culpa por ello, ya que no todos los días una persona se enferma, o algún familiar tiene un padecimiento, de modo que visitar un hospital puede resultar tedioso, o peor aún, tener que obedecer cuando alguien pide que hagamos silencio.

Para ser médico o ejercer la enfermería se debe estar apasionado, y afortunadamente existen personas encargadas de recetar, operar e incluso sanar a muchos. Y por qué no, el tener paciencia a los enfermos.

Pero si hay algo cierto, es que acudir a un hospital o clínica tiene su reglamento o etiqueta, incluso para los que laboran dentro del recinto, por lo que no deberán extrañarte algunas de las cosas que se digan aquí.

  1. Cuando te digan que hagas silencio, haz silencio

Es posible que, te encuentres en la sala de espera, y consigas afiches de enfermeras, rotulados con la palabra “Silencio por favor”, o que veas niños haciendo estruendo mientras juegan, y se acerca un médico o enfermera exhortándoles a que hagan silencio.

Sí, eso puede ser un poco vergonzoso para quien callen, pero la verdad es que ese silencio es muy necesario, sobre todo en esas circunstancias.

El exceso de ruido puede sobresaltar a personas que se encuentren descansando y necesiten hacerlo, y también es señal de respeto para las personas cuyo familiar ha perecido.

Así que, de modo consciente, no esperes que venga una enfermera a pedirte que hagas silencio, pues ya conoces las reglas de la clínica u hospital.

  1. Restricción respecto al almacén de medicinas

En todas las clínicas y hospitales hay despensas de medicinas, que se encuentran disponibles para todos los pacientes de la institución, pero solo bajo prescripción y autorización de los médicos del recinto.

Cualquier persona ajena o adscrita al hospital tiene prohibido hacerse de las medicinas que ahí se encuentran, ya que de lo contrario puede acarrear suspensiones y otras sanciones según corresponda.

Desconocemos si la directiva del hospital se ha cuestionado llamar a una cerrajeria urgente en poblenou y colocar cerrajería especial para impedir el paso de personal no autorizado, pero en todo caso se asume que el personal del hospital es responsable.

Si tienes un familiar que labore en una clínica, y tenga contacto frecuente con estos medicamentos, exímete de pedirle estos productos, ya que podrías acarrearle una sanción.

  1. Respeta el horario de visitas

Esta norma es similar a la de hacer silencio, sobre todo cuando debas restringir las conversaciones con el paciente, ya que hablar en exceso después de una intervención quirúrgica puede hacer que acumule gases.

Estos gases pueden resultar molestos para el paciente sobre todo durante su recuperación, ya que es bastante tener que acarrear los dolores de la operación, además de los dolores producto de la acumulación de gases.

La práctica de deportes

Practicar algún tipo de deporte puede pasar a ser parte de la rutina de un individuo hasta los últimos días de su vida, ya sea porque lo practican de manera profesional, o porque simplemente lo realizan para mantener su cuerpo en forma y por ende su salud; mantener un peso ideal sería mi particular interés, pero es posible que como a mi sucede, que no logro que algún deporte se comporte como mi aliado de vida, hay otros tantos sobre la tierra que parece que la gravedad es mayor que para el resto.

Parece que levantar una de mis extremidades para ejercitarme, tuviese una especie de imán que me mantiene pegado al suelo, la falta de energía y el pensamiento constante de que no puedo hacerlo además de que esto del ejercicio no es para mí, sin embargo es necesario intentarlo hasta que una fulana hormona o sustancia que segrega el cerebro se haga cargo para hacerme sentir mejor cada vez que realizo algún tipo de ejercicio. Pues parece que mi cerebro no tiene dicha función.

Para cada deportista que requiera de un instrumento para ejecutarlo, como una bicicleta, unos esquí, una tabla, o algo parecido se hace indispensable mantenerlo de forma segura de que no sea dañado o sea robado, siendo necesario los servicios de un cerrajero al menos para que le recomiende un buen candado o un método de seguridad más tecnológica que les permita no perderlos de vista cuando no se está usando. Anteriormente con un candado bastaba en estos tiempos los cerrajeros cuentan con herramientas más eficaces de localización satelital que puede ser incrustado a cualquier elemento.

Amigos que comparten la misma situación, nadie puede hacer ejercicios por nosotros ni nadie va a cuidar nuestro cuerpo ni nuestra salud más que nosotros mismos, la noticia es que solo la motivación diaria y la constancia nos hará tolerar el sacrificio de efectuar actividades deportivas, que nos llevara un rato adaptarnos, pero como todo pasa, les cuento que se pueden volver hasta adictivos a las prácticas de algún deporte luego que veas los resultado y de haberlas ejecutados por un tiempo determinado.

Hay que ser sinceros consigo mismo, alejando a esas personas, que lo que hacen es sabotear tus esfuerzos por lograr tus objetivos, al menos para esas horas que vas a dedicarte a la ejercitación codéate de personas que sean afines a tus metas. Consigue nuevos amigos para ir al gimnasio o para realizar caminatas, si logras desistir con facilidad, definitivamente tu entorno no es el correcto. Se tú el que planifique, carreras en la playas, o paseos en montañas, o montar en bicicletas, se pueden disfrazar muchas actividades deportivas fácilmente.

Ir a bailar de noche es ideal para estar con tus amigos, eso sí, aléjate un buen tiempo de ir de tapas o e esos locales nocturnos, donde solo se va a charlar, beber y comer, porque no te ayudan a dejar el sedentarismo, es mejor que vayas a un antro a bailar toda la noche, escojas bebidas bajas en caloría para garantizar que tu noche de diversión no te suban los kilos también.